Contrato inmoral

El contrato inmoral es aquel que tiene una finalidad que choca contra las buenas costumbres. Es tal por la inmoralidad de su fin o porque obliga a las partes a un comportamiento que debería ser libre de coacción jurídica o porque implica una excesiva limitación a la libertad personal o a la libertad económica, o porque origina una excesiva ventaja a favor de una de las partes, como por ejemplo el contrato por el que alguien se compromete a hacer o no hacer algo de una materia en la que debería estarle reservada toda libertad.