Contrato perfecto

El contrato perfecto es aquel que prevé todo tipo de contingencia potencial, esto es que las partes contratantes antes de concluir el contrato se han puesto de acuerdo sobre la imputación de todos los riesgos asociados a su ejecución.

Tiene un importancia práctica, por una parte, contiene una descripción de todos los riesgos, y, por otra, su imputación, de tal manera que de ello se deriva un beneficio mutuo para las partes.

En ese orden de ideas, solo constituye un juego de ideas. Los altos costos de transacción, especialmente el de información, solo posibilitan contratos cuyos riesgos están incompletamente especificados.